miércoles, 13 de abril de 2011

TABLAS SALARIALES: ¿ALGUNA SALIDA DESPUÉS DE LA SENTENCIA?

La Audiencia Nacional ha dejado claro que si se firma un convenio colectivo con determinadas mejoras salariales, pase lo que pase éstas deberán aplicarse.

La patronal intentó convencer a los jueces de que estábamos en una situación que en derecho se conoce como rebus sic standibus, o sea , que se había producido un cambio sustancial en las circunstancias que no había podido ser prevista por las partes y que afectaba a la aplicabilidad misma del convenio. Para justificar la existencia de ese cambio de circunstancias la patronal aportó un grueso legajo de datos estadísticos que el juez descartó de plano considerando que no podían ser considerados como prueba y añadiendo que, incluso si el cambio hubiese sido probado, eso no afectaría al convenio.

En España los convenios colectivos tienen un carácter de "casi Ley" por lo que era difícil que la patronal pudiera ganar. A mí me da la sensación de ir en un autobús en pleno invierno que, mientras atraviesa un campo helado, se acerca a un precipicio. Cuando algunos pasajeros quieren avisar al conductor de la circunstancia hay otros que dicen que no lo hagan ya que si paran y tienen que bajar pasarán mucho frío y quizás alguno muera congelado. Pero, "si no avisamos al conductor, caeremos por el precipicio". Al final los que quieren parar no pueden hacer nada ya que hay un cartel que dice "prohibido hablar con el conductor".

Entonces, ante situaciones excepcionales, ¿no hay forma de ajustar las tablas salariales a las circunstancias actuales de muchas residencias? ¿Puede el gobierno bajar el 5% el sueldo a los funcionarios y congelar las pensiones pero nadie puede conseguir la inaplicación parcial de un convenio colectivo?

Creo que el juez debería haber tenido suficiente con considerar las causas que alegó el gobierno al hacer los recortes de salarios y congelación de pensiones. Si para el gobierno la situación era extrema y para los tribunales (cuando juzgan la actuación del gobierno) también, el juez tenía base para haber fallado de otra forma. Pero no fue así.

O sea, que la única situación que queda es el acuerdo entre patronal y sindicatos, por lo que tenemos que considerar si esa posibilidad es viable.

Y para hacerlo podemos ver lo que ha pasado en otro sector (el metalúrgico en Cataluña). En 2007, en un momento de crecimiento y alto empleo, firmaron un convenio que tenía que durar seis años. En esas circunstancias pactaron unas mejoras salariales, de jornada y de flexibilidad considerables.

Después vino la crisis: bajaron los pedidos, aumentó la morosidad, se endureció la financiación, aumentaron los costes y, encima, la inflación se volvió caprichosa (0,8% en 2009, 3% en 2010).

En esa situación cuando se predica con fuerza la moderación salarial, la patronal planteó a los sindicatos renegociar aspectos del convenio como las tablas salariales. El resultado de tres meses de negociación: unas tablas salariales para 2011 pactadas con una flexibilización importante de la cláusula de inaplicación salarial que permitirá a muchas empresas en dificultades no hacer la subida prevista y de paso, no tener que despedir.

¿Por qué los sindicatos han sido capaces de pactar eso en el sector metalúrgico y no en el de la dependencia?

Es una pregunta que deberían contestar ellos ya que el precipicio sigue ante nosotros y todavía tenemos tiempo de avisar al conductor.

Ver más información en Terra http://noticias.terra.es/2011/local/0331/actualidad/sindicatos-y-patronales-firman-las-tablas-salariales-del-convenio-del-metal-de-barcelona-para-2011.aspx