sábado, 8 de febrero de 2020

Sobre la precepción de las residencias



Hace unas semanas propuse un tema en Linkedin que ha generado una serie de opiniones. Empezaba preguntando:

¿Qué opináis de este grupo que se ha formado en Madrid llamado "Marea de Residencias"?

Recomiendo leer el hilo de comentarios.

Me he puesto a responder a uno pero me ha salido demasiado largo así que me permito ponerlo aquí:


David, he visitado residencias en unos quince países, en algunos como Rumanía (casi todas públicas) el nivel comparado con las españolas diríamos que es bajo. En otros, como en Suecia o Noruega (públicas y privadas), el nivel sería súper alto. Lo que tienen en común esos países con España, Estados Unidos o Singapur es que casi nadie quiere ir a una residencia porque ir a una residencia es que la necesitas, o sea que eres dependiente. La literatura nos da una señal de lo que pasa. Posiblemente en Suecia el modelo residencial es de los más avanzados, en cambio, cuando Jonas Jonasson escribe "El anciano que se escapó por la ventana y se largó", pinta una residencia deprimente. Lo mismo pasa en Finlandia donde también tienen un sistema, podríamos decir, más avanzado que el nuestro, allí Ninna Lindgren escribe "Tres abuelas y un cocinero muerto" y vuelve a pintar la residencia como algo bastante negativo.

En España, donde calculo habré visitado unas 400 residencias públicas y privadas no veo que las públicas, con un coste asistencial por persona bastante más elevada que las privadas, ofrezcan un nivel de calidad superior (nadie ha hecho un estudio objetivo para demostrarlo por lo que puedo equivocarme).

El problema es que en España afrontamos un trilema maldito. Queremos residencias de muy buena calidad con muchos empleados bien pagados y que resulten baratas. No podemos tener las tres cosas. A nivel global considero que tenemos residencias de una calidad correcta con personal suficiente tirando a justo y unos salarios bastante bajos.

En Suecia o Suiza una plaza en una residencia puede costar ente 6.000 y 7.000 Euros al mes. Allí también dicen que falta personal cuando sus ratios suelen ser de un 0,8 (o sea casi un empelado a jornada completa por cada residente), pasando a veces del 1. En España la mayor parte de residencias tienen una ratio de personal de entre el 0,4 y 0,65 (algo más de lo que piden las leyes). Lo ideal sería que la ratio fuese del 0,75 y que las gerocultoras cobrasen 1.500 Euros al mes. Tendríamos residencias mejores con un precio de unos 3.500 Euros al mes que muy pocas personas o admnistraciones podrían pagar.

Cuando se habla de alternativa a las residencias veo que, efectivamente, deberían existir, pero lo que he visto fuera, tipo cohousing o viviendas compartidas, son más soluciones para personas mayores autónomas más que para dependientes.

La mejor alternativa a las residencias es una buena atención domiciliaria con apoyo de centros de día pero, no con cuatro horas a la semana sino con cuarenta, o sea, unas cinco y media al día repartidas en dos o tres veces. Los países en que se aplica (Dinamarca, Suecia, Holanda) sin embargo, no acaban teniendo menos residencias sino personas mejor atendidas en todas las fases de la dependencia.

 Perdón por el rollo.

viernes, 29 de noviembre de 2019

Sobre la alternativa Edén y las tres plagas que afectan a las personas mayores (III)


Voces en el jardín (Parte III) Ron Rothstein, presidente y director de operaciones, Levindale Hebrew Geriatric Center and Hospital, Baltimore, Maryland



"No se curan las tres plagas de la noche a la mañana. Algunos de nuestros residentes han estado aquí por un tiempo y se han deprimido. Se necesita tiempo para sacar lo mejor de ellos. Soy una personalidad tipo A, un tipo que supone afrontar los retos pensando "tengo que hacerlo hoy". Pero el cambio cultural es lento. Y sutil No necesariamente ves las relaciones entre las personas todos los días ".

La sede de Eden Alternative no está ubicada en un jardín real. Pero casi. Está en una exuberante granja en las colinas del norte del estado de Nueva York, a 60 millas al sureste de Siracusa. En 220 acres que habían estado abandonados durante 50 años, Bill y Jude Thomas dieron vida a Summer Hill Farm, construyendo una casa, un granero, una residenciay un albergue de 14 habitaciones. Es aquí donde aprecias completamente lo mucho que Thomas es un hombre del Renacimiento. En los campos detrás de su casa, usa caballos de tiro para tirar de la maquinaria que corta y rastrilla el heno. En invierno, lleva a la familia en un paseo en carruaje tirado por caballos a los bosques nevados para aprovechar la savia de arce y producir el sirope de Summer Hill.

Thomas sigue haciendo correr la voz entre los administradores de hogares de ancianos, los reguladores, las compañías de seguros, los encargados de formular políticas y las asociaciones del sector geroasistencial. Da alrededor de 40 charlas al año. Thomas es optimista: "Puede ser diferente", dice su tarjeta de presentación, pero también es realista. Sabe que no puede arreglar todas las residencias por su cuenta. Confía en los asociados de Eden para promover el programa, compartir historias de éxito y realizar sesiones de capacitación en sus comunidades.

Parte de cambiar un sector es elegir sabiamente dónde enfocar la energía. En el cuidado a largo plazo, como en cualquier campo, los incondicionales superan ampliamente a los progresistas. En general, dice Thomas, los progresistas tienen ideas y entusiasmo, pero carecen de autoridad real o habilidades de gestión, y los incondicionales tienen autoridad y experiencia, pero se resisten a los cambios. Thomas no rechaza invitaciones para dirigirse a estos últimos, pero tampoco las busca.

En última instancia, Eden Alternative es una reparación para una industria que necesita hacer cambios. El reemplazo, dice Thomas, es su proyecto Greenhouse (invernadero). Involucra unidadesque están construidas para pequeños grupos de ancianos y que tienen un personal dedicado. Después de eso, dice, la siguiente etapa lógica es un Eden Village, donde los invernaderos y los ancianos son parte de una comunidad más grande.


Para obtener más información sobre Aprender de Hannah: secretos para una vida digna de vida, visite http://www.vandb.com/hannah.html

A través de Eden Alternative, Bill Thomas está marcando la diferencia en el cuidado a largo plazo para los ancianos. Está convirtiendo las instituciones en lugares donde a los residentes les gusta vivir. Así es como está arreglando las cosas.

viernes, 22 de noviembre de 2019

Sobre la alternativa Edén y las tres plagas que afectan a a los mayores (II)

Voces en el Edén (Parte II) Jane Lough, administradora, Residencia Asistida de Toomsboro, Georgia:

“Esta señora, la Sra. Miller, se vestía muy bien todos los días y se arreglaba el pelo una vez por semana durante el primer año y medio en que estuvo en la residencia. Luego fue al hospital por neumonía y, cuando regresó, no podía levantarse de la cama. Se dio por vencida. Así que le conseguí un periquito azul llamado Mercy, y colocamos la jaula en un poste intravenoso al lado de su cama. Le daba de comer galletas y le cantaba. Después de tres o cuatro meses, se levantó, se arregló el pelo y comenzó a ir a todas partes con Mercy. Se veía claramente que quería a ese pájaro ".

Misión: superar las tres plagas

Después de graduarse de la Escuela de Medicina de Harvard, Bill Thomas trabajó un tiempo en un servicio de urgencias. Le gustaba la acción y la adrenalina. Pero en 1991, después de completar su residencia en medicina familiar en la Universidad de Rochester, intentó algo diferente: convertirse en médico en Chase Memorial Nursing Home en New Berlin, Nueva York, una gran residencia de mayores. Descubrió que le gustaba trabajar con los ancianos, conocerlos, escuchar sus historias. También descubrió que las residencias de mayores tenían defectos graves, incluso las que se consideraban las mejores. En Chase, el equipo estaba actualizado, el personal estaba dedicado y las actas de inspección eran impecables. Sin embargo, los residentes estaban bien. "Lo que me horrorizó fue lo solos y aburridos que estaban", dice Thomas. "Era dolorosamente obvio para mí que se estaban muriendo frente a mis ojos".

Llegó a la conclusión de que los residentes de residencias de ancianos sufren tres plagas: la soledad, la impotencia y el aburrimiento. Se sienten solos porque han sido desarraigados de sus familiares, amigos e incluso de sus mascotas. Se sienten impotentes porque han perdido el control de sus vidas; en su mayor parte, comen, duermen, se visten y se bañan según el horario de la institución. Finalmente, se sienten aburridos porque las pocas actividades que están disponibles para ellos, como mirar televisión, no son significativas ni satisfactorias. "La atención a las personas mayores no se trata simplemente de atención médica", dice Thomas. "Se trata de crear el ambiente adecuado y las relaciones afectuosas que sostienen a un adulto mayor en sus últimos años".

Mientras trabajaba en Chase, Thomas recibió una subvención de $ 200,000 para mejorar la vida de los residentes de la instalación. El experimento dio lugar a Eden Alternative. Traer animales a residencias no era una idea nueva, pero en el pasado, generalmente los llevaban a visitarlos. No vivían en las instalaciones, como Thomas planteaba. De esa manera, los animales se convierten en compañeros, y los residentes se apegan a ellos. Como dice uno de los 10 principios del Edén: "La compañía amorosa es el antídoto contra la soledad".

Si los mayores son capaces, ayudan a preparar o alimentar a los animales, regar las plantas o leer con los niños. Estas actividades no solo permiten a los residentes participar en fisioterapia diaria, sino que también satisfacen otra necesidad humana fundamental, una que a menudo se descuida: brindar atención, en lugar de solo recibirla.

En las instalaciones de Eden, los residentes y el personal son socios/compañeros. Siempre que sea posible, los dos grupos trabajan juntos, votando sobre qué tipo de mascota incorporar a la vida del vecindario o qué tipo de decoraciones colocar. Los miembros del personal entienden que lo que llaman el lugar de trabajo es un lugar mucho más íntimo y personal para los residentes: es su hogar. Y esa comprensión da afectat toda la vida del centro. Eden elimina la gestión jerárquica o autocrática. Al igual que los residentes, los auxiliares de enfermería certificados, que constituyen la mayor parte del personal, tienen más control sobre sus horarios y ayudan a tomar decisiones sobre cómo repartir el trabajo. "Lo que encuentras es que, así como los gerentes tratan al personal, el personal trata a los ancianos", dice Thomas. "Así que, si tratas bien al personal, los residentes se beneficiarán".

Ese es el caso en la residencia asistida de Toomsboro, una instalación de 62 camas en la zona rural de Georgia. Desde la adopción del modelo Eden, el personal se ha vuelto más receptivo y la atención se ha vuelto más humana e individualizada, dice Jane Lough, una administradora del centro. En lugar de dar órdenes, Lough le dice a los auxiliares de enfermería certificados: “Conoces a este residente. Dime lo que cree que necesita ”. Al trabajar en equipos (los conquistadores, los ángeles de la tierra, las novias indignantes y los intocables), los empleados comenzaron a ver más allá de sus funciones como cocinera, ayudante de lavandería, enfermera y ama de llaves. Se dieron cuenta de que cada miembro del personal brinda atención de una forma u otra. Como dicen las calcomanías que usan, "Soy un creador de mundos". "Ese es uno de los términos del Dr. Thomas", dice Lough. “En un hogar de ancianos, entra muy poco del mundo exterior, excepto el personal. Son el mundo de los residentes y tienen la oportunidad de convertirlo en un lugar especial ".

Eden no revierte el proceso de envejecimiento, por supuesto, pero los estudios, incluido uno realizado por el Instituto de Atención a Largo Plazo en San Marcos, Texas, indican que la salud general de los residentes mejora: tenían menos infecciones y necesitaban menos medicamentos. Mientras tanto, el absentismo del personal disminuyó y la permanencia de los trabajadores en la residencia aumentó, una mejora significativa en un sector conocido por su alta rotación.

"Las relaciones son la base de una buena atención", dice Thomas. “Esto no es nada nuevo. Pero no es algo que  el sector geroasistencial haya priorizado ". De hecho, algunas instituciones desalientan activamente las relaciones entre el personal y los residentes. "Cuando comencé, me dijeron:" No intimes demasiado con los residentes, porque duele demasiado cuando mueren “ "Definitivamente esa no es la actitud en un centro que basa su funcionamiento en la alternativa Edén.".

Voces en el jardín (Parte II) Kathleen Parra, directora de enfermería, St. Luke’s Home, New Hartford, Nueva York


“Todos los días, el verano pasado acogimos a pequeños en edad escolar en la residencia. Había niños gritando por el pasillo, gatos saltando sobre las mesas. Fue una locura, pero fue genial. Es bueno que a los residentes les pasen cosas impredecibles.   Los sistemas de trabajo tradicionales potencian mucho que todo lo que pasa en una residencia sea previsible: hay programas de actividades la asistencia a las cuales debe quedar registrada; a una hora determinada se lleva a unos residentes al lavabo o toca comer o irse a la cama.  La mayor parte de residencias trabajan alrededor de horarios.  Todo el personal se ha acostumbrado a que sea así  y es normal que se resista a dejar de hacer las cosas de una forma determinada. El cambio más grande con el programa Eden es para el personal.

Método: calor, succión, heladas

Las residencias diseñadas como jardines proporcionan una metáfora adecuada para el programa de Bill Thomas, porque, como un jardín, Eden Alternative no surge y se forma naturalmente. Requiere preparación, trabajo duro y control continuo a medida que evoluciona. De lo contrario, si los cambios se conideran como algo que “ya está hecho” o se descuidan, Eden eventualmente se marchita y muere.

En la fundación que crearon Bill y Jude Thomas se han convertido por necesidad en expertos en procesos cambio.  Aunque cambiar la estructura arquitectónica de una residencia resulta algo muy dificultoso y caro, hacerlo no es suficiente. Crear un Edén implica una transformación completa.

La duración y el éxito del proceso de cambio dependen de lo que Bill Thomas llama la temperatura o "calor" de la organización. Una cultura cálida está abierta al cambio, porque los empleados tienen confianza y generosidad unos con otros, mientras que una cultura “fría” se caracteriza por el pesimismo y el cinismo. Después de realizar una encuesta para determinar la temperatura de una organización, los Thomas o uno de los 5,000 consultores acreditados por Eden comienzan a "calentar el suelo". En algunos casos, los gerentes organizan una cena compartida en casa de alguien, donde no pueden hablar sobre el trabajo. Los empleados también realizan buenas acciones, o mitzvá, para sus colegas y los residentes sin esperar nada a cambio. "Abres las mentes de las personas abriendo sus corazones", dice Thomas.

Antes de cada paso, antes de incorporar mascotas, antes de cambiar a la programación de actividades, el personal vota. Si el resultado no es unánime, el grupo continúa el proceso educativo. "No se puede forzar el cambio a nadie", dice Thomas. “El consenso es la única forma. Hay que lograr que todo el personal vea las ventajas y se entusiasme con lo que va a hacer. Lo llamamos crear 'succión' ".

Thomas también espera contratiempos o "heladas", como él lo expresa. Es una parte natural del cambio. "Les digo a los líderes que esperen que lo que están cambiando se haga pedazos, y cuando eso suceda, deben estar listos para recoger las piezas y seguir adelante", dice Thomas. “La gente se va a asustar. Van a cometer errores ". Cada año, alrededor del 5% de las viviendas de Eden abandonan el programa. Pero Thomas no pierde la esperanza por ellos. Prefiere pensar que están experimentando una larga helada.