viernes, 21 de octubre de 2016

Pseudoconcertación express 2.0 Ahora a escondidas

Hace una semana la Generalitat de Catalunya pidió a algunas patronales que les dijesen qué residencias colaboradoras tenían plazas privadas libres para poder pasarlas a colaboración y les insistió en que la información la tenía que recibir rápidamente.  Como la petición la hizo de forma verbal cada cual entendió una cosa diferente y la propia Generalitat tuvo que salir al paso desmintiendo en un comunicado lo que habían difundido las patronales sobre el incremento de la colaboración.  Según ese texto "Este es un dato que pedimos a efectos de trabajo interno, sin ninguna previsión concreta de futuro".

Todavía no he encontrado a nadie que creyese el comunicado del Departament.  Todos entendimos que se trataba de un cambio de dirección en toda regla.

Lo cierto es que si hay que aumentar el número de plazas de colaboración hay que hacerlo mediante un sistema justo y sobre todo, legal, que permita a todas las residencias que tengan plazas disponibles del tipo que se quiere financiar presentarse a un procedimiento transparente.

Decir tengo tanta prisa que voy a ignorar el procedimiento es una huída inexcusable de los principios de transparencia y concurrencia que deben informar toda actuación administrativa.

Durante el día de hoy he sabido que varias residencias colaboradoras de, por lo menos tres comarcas diferentes, han recibido una llamada que decía ser de una técnica del Departament, Afers Socials i Famílies preguntando si tenían plazas privadas que quisieran convertir en colaboradoras.  Todas han entendido, sin excepción, que si decían que sí tenían muchas posibilidades de aumentar sus plazas de colaboración.

Como todo han sido conversaciones telefónicas que después me han explicado y no ha habido nada por escrito, volvemos a estar en la dispersión.  Unos han entendido que les preguntaban solo por plazas privadas vacías, otros, que eran las privadas ocupadas por beneficiarios de PEVs.  O sea, que otra vez estamos en las mismas.

Primero lo han intentado de una forma más "dando la cara" comunicándolo a las patronales, y ahora, más "a escondidas"  llamando a algunas residencias (solo ellos saben a cuántas y siguiendo qué criterios.  Solo ellos saben si mañana más residencias serán llamadas y solo ellos saben si el ser llamado supone ser elegido).   O sea, que si comunicar únicamente a los asociados de determinadas patronales ya era malo, ahora han encontrado la forma de hacerlo aún peor.

No soy totalmente tonto y sé que en otras ocasiones ya se ha utilizado este procedimiento para aumentar el número de plazas de colaboración de una residencia sin publicidad ni transparencia.   Concretamente cuando una residencia colaboradora ha cerrado se ha preguntado a algunas residencias de la zona si aceptarían a los residentes de plaza financiada del centro  a cerrar.  Las residencias beneficiadas han ocupado plazas vacantes y encima las han convertido en colaboradoras obteniendo un doble beneficio.  ¿Qué criterio ha seguido la Generalitat para beneficiar a unas sobre otras?  La Generalitat lo sabe (yo no).  Lo que yo sé es que, como al final casi todo se acaba conociendo, esas decisiones han generado frustración en los "no agraciados".

Cuando un procedimiento es transparente y con concurrencia todos los posibles beneficiarios tienen la posibilidad de participar. Cuando las cosas se hacen a escondidas se abona el campo de la sospecha.

Si la Generalitat tiene ahora un dinero que no había previsto o que no puede gastar como había previsto, tiene que devanarse los sesos para encontrar una forma legal de gastarlos.  No todo vale.

El procedimiento administrativo no puede ser visto como un obstáculo a la labor administrativa sino como una garantía de que se cumpla la ley y unos principios básicos. Nos merecemos una administración que entienda esto y lo comparta.