sábado, 26 de octubre de 2013

GALICIA DESCUBRE LA TELEASISTENCIA

Una noticia aparecida en el periódico el Faro de Vigo de 25 de octubre de 2013 llama la atención.  El ttular es que la Xunta controlará a los mayores en casa para evitar internarlos en residencias".

La novedosa idea es fomentar el autocuidado en casa del mayor instalando alguna tecnología como sensores, que los mayores tengan una tablet y utilicen la smart TV o tengan unos conectores gps.   De esta manera pueden estar en contacto con una central desde la cual pueden "controlarlos" (es la palabra que utiliza el artículo).  Todo ello con una finalidad, evitar los ingresos en residencias de ancianos a personas que realmente no lo necesitan.

Unas líneas más abajo la noticia dice "además de la plataforma de teleasistencia...".  O sea que lo que describe la noticia es eso, una teleasistencia con más sensores y más posibilidades de interacción entre la central de llamadas y la persona mayor.  Claro, si se le llama "monitorización en tiempo real del domicilio" parece otra cosa.

No dudo que la teleasistencia es una buena herramienta para personas mayores parcialmente dependientes que, más que atención constante necesitan seguridad ya que tienen miedo de estar solas y que les pase algo.   Para esas personas cualquier teleasistencia, aunque sólo sea la de la pulsera/medallón con el pulsador, ya es un avance que cumple su objetivo.  Si además hay sensores de movimiento u otras medidas tecnológicas (sensores que saben si se ha abierto la nevera, utilizado el baño o uno se ha levantado de la cama), mejor, aunque más caro.  Si encima se les da una tablet, smart tv y sensores gps...   Entonces no lo sé.  Y digo que no lo sé porque llevo bastantes años oyendo hablar de cómo la teleasistencia "supertecnológica" se iba a ir imponiendo y no lo he visto suceder.

Por otro lado, eso de que poner más teleasistencia evita que las personas mayores vayan a las residencias es una pamplina.  Lo expliqué en 2009 en una entrada del blog titulada "Teleasistencia para todos", cuatro años después, recomiendo una re-lectura.

Me alegro mucho de que en Galicia vayan a promover la teleasistencia.  Dudo que con ello acaben rebajando la demanda de residencias.  A ver si me envían alguna fotografía de uno de estos mayores haciendo ejercicio ante su smart tv.