lunes, 21 de octubre de 2013

DECISIONES Y CONSECUENCIAS EN ASTURIAS

Leo en la Voz de Avilés de 21 de octubre que en Asturias inauguran una residencia pública que gestionará directamente la administración a través del organismo público Establecimientos Residenciales de Asturias (ERA).

La noticia menciona que la nueva residencia, situada en El Nodo, tendrá 148 residentes y 30 plazas de centro de día.  Que ha costado 4,9 millones de euros y ha tardado tres años en ser construida.  Que la construyó FCC y la amuebló El Corte Inglés, por  206.780 Euros.

¿Saben que es lo que leo por ningún sitio?  Qué va a costarle al Principado gestionar directamente la residencia y qué habría costado sacar a concurso la gestión o cederla a una empresa y concertar las plazas.

Es una información importante ya que el gasto importante en una residencia no está en la construcción y el equipamiento sino en su funcionamiento posterior.

Vamos a sacar la calculadora:

Si hacemos caso de Lares, que recientemente ha publicado su Mapa de situación de la Dependencia, en el que analiza la situación de impagos en diferentes comunidades, cuando en Asturias conciertan una plaza en una residencia privada pagan 1.266,33 Euros al mes.  Por lo que, concertar las 148 plazas de residencia le costaría unos 2.350.000 Euros al año.  No sé por cuánto conciertan en Asturias las plazas de centro de día pero, sólo por imaginar, voy a suponer que lo que le costaría en este caso sería nulo ya que a la cantidad que pagaría habría que deducir el copago que realiza el usuario.

O sea, que si el gobierno autonómico hubiese optado por establecer un sistema de concertación en vez de construir ella, con lo que ha gastado en El Nodo, podría haber mantenido a 148 usuarios dos años.

Por otro lado, sabemos cuánto le habría costado concertar pero, ¿Cuánto le costará a la propia ERA gestionar la residencia?  Eso no aparece en la noticia y quizás sí debería aparecer.

Llevo mucho tiempo defendiendo que debe existir transparencia y claridad en los costes de los servicios públicos.  Sólo así se puede compartir y se pueden pedir responsabilidades a quiénes toman las decisiones.

Digamos, por un suponer que al ERA le cuesta la plaza 2.000 Euros al mes.  La diferencia entre el precio de concertación y el de gestión directa irá generando un "déficit" que se irá acumulando.  Un día Asturias tendrá que tomar decisiones dolorosas o pedirá un fondo especial para pagar su ineficiente decisión.  ¿Alguien pensará entonces que ese déficit se habrá generado por una decisión incorrecta tomada ahora?

Sólo espero que cuando ese momento llegue alguien vea este blog y se dé cuenta de que la cosa no era inevitable.