domingo, 20 de mayo de 2012

LA GEMELA SINIESTRA SE CARGA AL DEFENSOR DEL PUEBLO DE GALICIA

En "La Gemela Siniestra" defiendo que la Ley de Dependencia nació con una hermana gemela que, tras morir la primera la suplantó e intentó engañarnos a todos haciéndonos creer cosas totalmente falaces.

Parece que un bolgero puede hacer esa comparación pero un Valedor do Pobo (defensor del pueblo gallego) no.  Según leí en la Voz de Galicia de 3 de mayo  el  Sr. Beningo López lamentó que la denominada Ley de dependencia «nació muerta» por falta de presupuesto y que ahora es necesario «mitigar» la situación. Por ello, apuntó que o bien los poderes públicos «aportan más dinero», o se dedican a «priorizar» y a reservar los fondos a los «grandes dependientes» que requieren asistencia prioritaria,o bien «dejan en suspenso la aplicación de la leyhasta que haya dinero».  El dedo acusador del valedor también apuntó hacia una excesiva burocratización.

La consecuencia de estas manifestaciones, contenidas en el informe que presentó al parlamento fueron, en primer lugar una moción para que dimitiese, que no prosperó y su dimisión hace pocos días.

En la prensa titulares como "Las polémicas opiniones del Valedor ponen en la picota a la institución" y otros por el estilo.

Pero, ¿Cuál es el problema? ¿Existe alguien en España que cree todavía que la Ley de Dependencia se ha aplicado correctamente? ¿Puede alguien argumentar que la Ley es técnicamente correcta?

Yo creo dos cosas.  En primer lugar, la hipocresía de nuestra clase política le impide decir lo que es claro y meridiano: La Ley de Dependencia, tal como se redactó, ha sido un fracaso.  En segundo lugar, ya va siendo hora de que alguien diga en voz alta lo que algunos pensamos, decimos y escribimos sin conseguir llegar a la opinión pública.

No soy el único que lleva diciendo varios años que la Ley es insostenible tal como se ha redactado, que es técnicamente mala y que lo mejor sería concentrarse en garantizar la atención de los grandes de pendientes. Lo que me sorprende es que unas palabras tan tibias como las dichas por el Valedor do Pobo hayan ocasionado tanta polémica.

El problema es que, tal como se ha dado la noticia en los medios de comunicación, este señor aparece como una especie de iluminado extremista que lo que quiere es que se deje de atender a los dependientes.

En fin, yo seguiré con mi blog y que él siga en su  nueva actividad profesional.