jueves, 8 de mayo de 2014

ESTAMOS EN VIENA EN EL VIAJE GEROASISTENCIAL

Algunas ciudades esconden tantos acontecimientos significativos entre sus calles y rincones que parece que, si tienes la suerte de encontrar a un guía que sepa orientarte, te pueden llevar a embriagar  a medida que las transitas.  Sin duda Viena es una de ellas y, el octavo viaje geroasistencial promovido por Inforesidencias.com para conocer cómo funcionan las residencias de mayores  en diferentes países del mundo me ha dado la ocasión de visitarla por primera vez.

Desde que organizamos el primer viaje a Suecia en 2007 nos dimos cuenta de que en estos viajes no sólo hay que visitar residencias de tercera edad y centros de día sino que también hay que aprovechar para conocer un poco los lugares que visitamos e intentar tener un mínimo conocimiento de la gente y la cultura que han llevado a ese país o ciudad que visitamos a atender a sus mayores de una forma determinada.

Después de haber pasado dos días visitando centros en Zurich llegamos a Viena en un plomizo día en el que el cielo no quiere cansarse de llover.

Después de pasar unas horas con los amables señores del Fondo Social de Viena que nos explican  con amabilidad y escrupuloso detalle cómo administran anualmente 780 millones de Euros para atender, entre otros a los mayores que necesitan residencia; nos permitimos una visita a pie  y al cobijo de los paraguas por el centro histórico de Viena.

La guía, una española que lleva treinta años en la capital austriaca nos acompaña durante dos hora en las que nos va enlazando las historias que rodean a unos edificios que parecen sacados de un cuento.  Castillos medievales envueltos en paredes barrocas.  Palacios en los que vivió Sissí, casas en las que habitó Mozart.. y para acabar una cena típica en un sótano abovedado de lo que parece la antigua casa de un comerciante o las mazmorras de algún palacio.

Somos veinticinco personas participando en el viaje.  Casi todos gerentes o directivos de empresas y entidades que gestionan residencias en diferentes lugares de España.

Sabemos por experiencia que una parte importante de los viajes geroasitenciales es el conocimiento que se adquiere visitando nuevos modelos.  Pero también compartiendo unos días de intercambio con otros profesionales con preocupaciones parecidas y soluciones intentadas diferentes.

Sin duda es una de las actividades más satisfactorias en las que participo como director de Inforesidencias.com.

Y mañana seguimos con visitas a tres residencias en Viena.