lunes, 23 de abril de 2012

¿ES COPAGO O NO?

Nuestro gobierno tiene una doble personalidad que resulta inquietante: es audaz a la hora de tomar medidas  necesarias y timorato a la hora de defenderlas.

He tenido la ocasión de participar en viajes para visitar residencias geriátricas y otros sedrvicios para mayores en varios paises (Suecia, Dinamarca, Noruega, Alemania y Francia).  ¿Saben que tienen todos en común?  Que la medicina no es gratuita para los jubilados.  Siempre pagan algo y, cuando les dices que en España es totalmente gratuita te dicen que eso puede ser muy poco equitativo.

Al señor Rajoy le ha tocado gobernar en un momento histórico peculiar.  Por desgracia para su ego más narcisista, es casi seguro que no le tocará presidir unos juegos olímpicos o una Expo Universal; no será un presidente inaugurador que vaya cortando cintas en palacios de congresos, aeropuertos y super-mega estructuras.  En cambio, si es persistente en su empeño, su ego más racional se vea compensado, dentro de unos años, con el título de "quien con sacrificio nos sacó de la crisis".   Esto puede implicar que tenga que tomar medidas que le cuesten las próximas elecciones generales.  Si hace ese sacrificio y persiste, en lo que puede estar seguro es en que el futuro gobierno se cuidará mucho de tocar los cimientos que él pone ahora para nuestra futura prosperidad.

Digo todo esto porque creo que las medidas que se van tomando deben ser defendidas desde argumentos de equidad, justicia y sostenibilidad.

Imaginemos a una mujer de ochenta y dos años, bien peinada y levemente enjoyada que, empujada por una asistenta, entra apaciblemente sentada en su silla de ruedas en el ambulatorio. Sin duda a Doña Carmen le ha ido bien la vida.  No sólo cobra una pensión de viudedad sino que además tiene la renta de tres pisos que compró junto a su marido, un fondo en el banco y unas cuantas acciones que le dan de cuando en cuando unos dividendos.

Pasada una hora, Doña Carmen y Gladis, su cuidadora, que recibe por sus servicios 790 Euros a mes, entran en la farmacia.  Ambas han aprovechado la visita al ambulatorio para recoger recetas.  Las de Doña Carmen son rojas, las de Gladis verdes.   Al salir de la botica Doña Carmen está igual que cuando entraron, en cambio el monedero de Gladis  es un poco más ligero.

¿Es justo que "todos" los pensionistas tengan "todos" los medicamentos gratis?  Yo creo que no y que deberíamos explicarlo y defenderlo.

Creo que nadie debería tener miedo a hablar de copago. Es más, deberíamos irnos preparando para hacer más equitativo el sistema de sanidad y servicios sociales mediante una participación mayor en el coste. Pero no pidiendo perdón sino convencidos de que se está haciendo lo que se debe.

Es más, estoy convencido de que habría que ir más allá.  No debería decir el gobierno que lo siente mucho y que sabe que son medidas dolorosas sino que estamjos garantizando el futuro y corrigiendo errores que, si no se hubiesen cometido en un principio, nos hubieran traido a una realidad diferente.m

Aun peor me parece que nieguen la evidencia.  Me hace reir que digan ahora que lo que proponen no es copago sino otra cosa.  Creo que deberían hablar claro y defender su posición.   Si no lo hacen, sin darse cuenta generan rechazo. Si quieren, pueden aprender del gobierno catalán que les están superando en audacia, dentromde sus competencias.

Comunicar bien es casi tan importante como hacerlo bien. Recuerd ocuando Iberia empezó a cobrar por el café en los aviones.  Al principio, ibas en un avión y por megafonía te decían que, "para mejorar el servicio" habían introducido un nuevo menú con el que aumentaba la calidad. Lo cierto es que pasaban del café incluido en el billete al "café de pago" pero en vez de decirlo claramente, te tomaban por tonto y te contaban una milonga.