viernes, 30 de septiembre de 2011

OPINIONES FUNDADAS: GRACIAS AQUILINO

Agradezco mucho a todos los que me estáis llamando y escribiendo sobre la difícil situación en toda España de unas residencias y servicios de atención a mayores que cobran tarde y mal de las administraciones que contrataron sus servicios.

Lo de Cataluña parece que al final será incluso menos malo de lo que nos dijeron ayer.  Ahora todas las residencias concertadas y las empresas que gestionan residencias públicas cobrarán en Septiembre (o sea, hoy o mañana) el 50% de lo que deberían cobrar (o sea, la estancia de los residentes de Julio) y las colaboradoras el 65%, a finales de Octubre cobrarán la totalidad de lo que les toca y, si Dios quiere, todo se regularizará a finales de año.

Hoy he recibido un mensaje de un buen amigo, Aquilino Miralles, que, como director general de una empresa que está prestando servicios de atención a la dependencia en diferentes comunidades autónomas puede ver el sector desde una perspectiva amplia.  Aquí va su opinión.  Gracias Aquilino:

Efectivamente yo también soy uno de los sorprendidos del "eco social y mediático" que ha tenido la decisión de la Generalitat de posponer o retrasar sensiblemente el pago de los servicios asistenciales prestados por las empresas, y de igual forma me sorprendo también del "mutismo" que se mantiene para hechos similares en otras comunidades cuyos periodos de pago, van mucho mas allá que los de la Generalitat.

Baste decir que la propia Comunidad de Madrid, la última factura que tiene abonada a algunos de los operadores es la correspondiente al mes de Diciembre de 2010. En idéntica situación esta la comunidad de Castilla la Mancha, y si ya nos vamos a la deuda contraída por muchas de las corporaciones locales que contratan servicios para la Dependencia, habrá muchos contertulios que puedan asegurar que el plazo se va a mas de un año y en algunos casos hasta 2 años.

La verdad es que nos esta tocando vivir situaciones nunca vistas. Esto se esta convirtiendo en "el mundo al revés" y ante esta situación cabria preguntarse algunas cuestiones de orden mayor:

¿No seria oportuno que, al igual que cuando las Administraciones Publicas exigen un aval bancario que garantice el cumplimiento de las obligaciones del prestatario, no se pueda exigir igualmente un aval bancario a las administraciones para que ellas cumplan igualmente con los suyos (pago incluido)? Porque sabido es que para el sistema financiero español, hay muchas administraciones públicas clasificadas como “insolventes” o incluso “morosas”.

¿No seria oportuno que se pudiera establecer un sistema de compensación de saldos para aquellas empresas que, debido a la falta de pago de las Administraciones, no pueden cumplir con sus obligaciones con las Administraciones?

Esto es, no deja de tener gracia que, las Administraciones puedan pagar cuando quieran y los proveedores de servicios tengamos que cumplir fielmente con nuestras obligaciones para con las Administraciones.

Cuando cualquier empresa se retrasa tan solo un día en el pago de sus cuotas de la S.S o de su IVA, tiene seguro que resulta penalizado con una importante sanción. ¿Porque no se aplican esos mismos criterios para los compromisos de pago de las Administraciones Publicas ?


La ley ya lo contempla y recoge un periodo máximo de pago de 60 días, periodo que prácticamente nadie cumple y sorprendente no pasa nada. ¿Para que esa Ley entonces?. Que pasa, que hay Leyes que deben cumplirse y otras que no? Sorprendente.



¿Es que, en este "mundo al revés" que estamos viviendo, somos las empresas prestadoras de servicios las que debemos financiar los presupuestos y servicios que prestan las Administraciones Publicas?.

¿Es que las empresas privadas estamos obligados a tener o a conseguir el dinero que las Administraciones Publicas no tienen o no consiguen?

Las empresas de servicios, estamos muy lejos de ser, ni de convertirnos en "proveedores financieros". Para eso están lo Bancos y Cajas de Ahorro, que en este momento, se niegan en rotundo a financiar o factorear deuda de las Administraciones, cuando paradójicamente, bien que hicieron "cola" frente a la Administracion Central cuando hace algún tiempo, ésta, inyectó importantísimas cantidades de dinero en el sistema financiero español sin que, curiosamente se impusiese condición o contraprestación alguna tratando de “vestir el muñeco” de que, esas importantes inyecciones lo eran para fomentar el crédito, cuando en realidad, y tal y como el tiempo ha demostrado, su único fin era el de salvar la critica situación en la que se encontraban los Bancos y por ende los intereses de sus accionistas.

Como contrapartida a ello, ¿No podría imponerse a base de “decretazo” que los bancos que se vieron favorecidos con aquella “maniobra orquestal” queden ahora obligados a descontar el papel y las facturas que hayan de abonar las Administraciones Publicas, bajo pena de devolver lo que en su día recibieron?.


A grandes problemas grandes soluciones.


¿Quien puede pensar que la situación que estamos viviendo con respecto al importantísimo retraso en el pago de los servicios a la dependencia, no esta poniendo en una critica situación a los prestadores de servicios comprometiendo muy seriamente su viabilidad futura ?, ante lo que cabe preguntarse ¿Es que las empresas prestadoras de servicios quedan obligadas a arruinarse en pro de las Administraciones Publicas ?

Y entrando ya en un terreno tremendamente delicado, cual podría ser la responsabilidad de aquellos representantes de las administraciones publicas que contratan o mantienen servicios a la Dependencia aun a sabiendas de que no podrán satisfacer el pago de los mismos ?.

Ese es justo el principio fundamental de la “declaración concursal” y la responsabilidad de quienes suscriben esos contratos debería ser, al igual que para el caso de las empresas privadas, solidaria con la persona que los suscribe, con independencia de que pudieran igualmente "salpicar" responsabilidades incluso de ámbito penal, hecho que en mas de un caso se ha iniciado ya por algún que otro sector y se encuentra en este momento “sub-judice” .


En fin, mucho que arreglar y mucha valentía para hacerlo, valentía que, hasta ahora, no se evidencia por parte de nadie y que concluye con que nuestro sector, esta atravesando la mayor crisis de su historia desde que las hermanitas de la caridad crearan aquellos establecimientos a los que llamaron "asilos" y como en el caso de Cristóbal Colon, descubrieran, sin saberlo, que estaban inventando la que hoy llamamos Ley de la Dependencia.

Aquilino Miralles


29 de Septiembre de 2011