jueves, 18 de junio de 2015

HERNANDO EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Hace ahora cuatro años, cuando estaba a punto de acabar la segunda legislatura de Zapatero escribí un post que se titulaba "Pajín en el País de las Maravillas", en él hablaba e un informe que ponía de manifiesto que la Ley de Dependencia se estaba aplicando correctamente y que, el hecho de que en una encuesta, muchos de los beneficiarios dijesen que el sistema les parecía bien, era una muestra de su bondad.

Entonces hice la siguiente reflexión:

Imagínese que propongo hacer una Ley para acabar con el analfabetismo en un país subdesarrollado. El sistema consiste en que los analfabetos puedan elegir entre dos opciones: a) recibir unos cursos al final de los cuales habrá unos exámenes para saber si se han aprovechado las enseñanzas y b) recibir una cantidad de dinero para que un amigo les enseñe a leer y escribir. Si se elige la opción b) no hay que demostrar nada.

Al cabo de unos años, estoy gastando mucho dinero en la aplicación de la Ley, miles de personas reciben “algo” y ese “algo” en la mayor parte de los casos es dinero. Por supuesto se ha construido alguna escuela pero muchos ven el dinero que reciben como una ayuda para ir tirando que viene muy bien en tiempos de crisis.

Ante las críticas que surgen porque el analfabetismo no se ha reducido sustancialmente a pesar del dinero gastado, porque hay muchos analfabetos que no pueden acceder a la opción a) ni b) y que, ni siquiera se valora igual si una persona es o no analfabeta, decido pasar una encuesta entre los que han recibido “algo” y, por supuesto el resultado es positivo. No planteo si el dinero gastado está obteniendo los objetivos que se plantearon; no miro si el sistema está siendo equitativo; no persigo cuantificar la eficacia o eficiencia. No, sólo números.

Ahora me ha vuelto a la cabeza aquello que escribí hace cuatro años porque parece que vamos a tener una versión actualizada con personajes cambiados:  El Grupo Popular ha presentado una Proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados que insta al Gobierno a realizar “un estudio sobre lo que ha supuesto el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia” (B.O.C.G. nº:666 – 162/001236).

El estudio todavía no está hecho por lo que quizás estoy criticando algo que todavía no existe pero la proposición que ha hecho el grupo Popular al Parlamento es llamativa (texto):


A la Mesa del Congreso de los Diputados 

El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, al amparo de lo dispuesto en el artículo 193 y siguientes del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presenta la siguiente Proposición no de Ley, relativa a la realización de un estudio sobre lo que ha supuesto el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Materia de Dependencia, para su debate en Pleno. 

Exposición de motivos 

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, supuso un paso fundamental en la atención de las personas dependientes y un avance de nuestro Estado social consagrado en la Constitución Española. Con esta ley se estableció un derecho subjetivo que se fundamenta en los principios de universalidad, equidad y accesibilidad; y que permite a las personas dependientes acceder a las prestaciones y servicios establecidos en la ley. 

La citada ley fue aprobada por la mayoría de fuerzas políticas de esta Cámara a excepción de los grupos nacionalistas. Se alcanzó un alto grado de consenso en un tema que nos concierne y preocupa a todos, y que supone una mejora evidente en la atención y en la calidad de vida de personas que no se pueden valer por sí mismas, así como de los servicios sociales. 

En la actualidad, hay 743.767 beneficiarios, 5.180 más que a 31 de diciembre de 2011. Desde el año 2012 se han producido un total de 319.736 nuevas incorporaciones. Este año 2015 se incorporarán los dependientes moderados a fecha 1 de julio y se terminará de desplegar el sistema de atención a la dependencia. Se calcula que se incorporarán 300.000 nuevos dependientes. Cuando estas personas entren en el sistema estaremos en el noveno año de aplicación de la ley y se habrá cumplido el calendario establecido en la disposición final primera. 

Por ello, una vez transcurrido este periodo, consideramos procedente que se realice una evaluación del grado de desarrollo de la ley y, a partir de ahí, poder trazar una nueva hoja de ruta para mejorar, en la medida de lo posible, el sistema de atención a la dependencia. 

Por todo ello, el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso presenta la siguiente 

Proposición no de Ley 

"El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a realizar un estudio sobre lo que ha supuesto el desarrollo de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, una vez finalizado su periodo de implantación, con el objeto de que sus conclusiones sienten las bases para modificar aquellos aspectos que se evidencien como mejorables y poder sentar las bases de trabajo posterior, de acuerdo con el resto de grupos políticos y agentes involucrados." 

Palacio del Congreso de los Diputados, 8 de mayo de 2015.-Rafael Antonio Hernando Fraile, Portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso. 

He subrayado en amarillo la parte llamativa.

La verdad es que el gobierno del PP ha hecho algo que quizás tenía que hacer y ha sido hacer un cambio tan profundo en la Ley de Dependencia que, en la práctica lo que tenemos ahora se parece bien poco a lo que se aprobó en 2006.  Por eso querer hacer un informe del desarrollo y hacerlo en base a unos números "adecuadamente elegidos" ya nos anticipa de qué va a ir este informe.

Es cierto que si se compara 2015 y 2011 hay 5.180 más beneficiados pero no lo es menos que, durante ese periodo ha habido una bajada importante, que lo que es ser beneficiario hoy y  lo que era en 2011 es diferente (la forma de valorar la dependencia, el tipo de servicios o prestaciones a que se tiene derecho, el tiempo de espera y el copago) por lo que la comparación no resulta adecuada.

Los amigos de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, gracias a quien he conocido esta iniciativa, han difundido un texto con unos interesantes gráficos al respecto:



En mi opinión, el gobierno debería ser audaz y reconocer que lo que hizo fue crear una nueva Ley de Dependencia no tan buena como la anterior e intentar convencernos de que, dadas las circunstancias era no único que podía hacer.  Habrá a quién podrá convencer y a quién no.

Intentar hacernos creer que la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a Personas en Situación de Dependencia sigue aplicándose y que lo que ha pasado en los últimos años es que, tras un bache, volvemos a crecer, es algo tan burdo que no van a convencer a nadie.

Como prueba que se lo pregunten a alguien que viva en una residencia geriátrica de Alcobendas, Valencia o Sant Cugat.   Los que son beneficiarios de la Ley de Dependencia tienen que ser más dependientes ahora que en 2011 para poder ingresar, han esperado más tiempo y tienen un copago más alto.

Recientemente ha pasado el primer año de la publicación del libro "Cómo nos engañaron con la Ley de Dependencia".  Parece que el engaño puede tomar diferentes formas.