viernes, 19 de octubre de 2012

LA FED LO VUELVE A INTENTAR

En 2010 escribí una colaboración para una revista a raíz de un estudio que había presentado la FED (patronal más representativa del sector de la dependencia en España) según el cual, tomando unas medidas se podía reslver en parte el problema de la dependencia y generar una reducción del déficit de más de 5.000 millones de Euros.

Ahora que la FED ha ido a la Moncloa a presentar sus nuevas propuestas para "no recortar en dependenci sino eliminar ineficiencias", me gustaría invitaros a leer lo que escribí hace dos años sobre su propuesta.  Antes gobernaban unos, hoy lo hacen otros.  Me temo que la respuesta no será demasiado diferente.

UN ESTUDIO INTERESANTE QUE SE QUEDARÁ EN ESO

Un indicador de lo maduro que es en España el sector de la atención a personas mayores dependientes es el número de informes, propuestas y estudios que se plantean desde las asociaciones patronales y otras entidades creadas con la intención de influenciar, desde el conocimiento, en los comportamientos de los ciudadanos y especialmente de las administraciones.

El último estudio relevante al que he tenido acceso es el titulado “Propuestas de reformas en el sector sanitario y sociosanitario” que ha hecho público la Federacion Empresarial de Asistencia a la Dependencia (FED) y que ha elaborado bajo la dirección de la Fundación Casaverde.

Si empezamos por el final vemos que el estudio plantea propuestas en cuatro líneas que podrían tener una repercusión global de 5.100 millones de Euros de reducción del déficit en un plazo de tres años. La pregunta se plantea automáticamente ¿y si es así, por qué no lo implementan ya?. La respuesta se obtiene leyendo el informe y, tras felicitar a los autores, visualizando los enormes obstáculos y resistencias que, sin duda se encontraría el gobierno que quisiera aplicar las medidas propuestas.

Por ejemplo, se propone ocupar mediante el sistema de concierto las 50.000 plazas que hoy están desocupadas en residencias para mayores privadas en España, generando con ello un importantísimo retorno económico. Olvida el informe un detalle: la naturaleza humana de nuestros gobernantes. No discuto que ocupar todas esas camas podría generar retornos de 315 millones de Euros, pero no podemos olvidar que el coste de ocuparlas se elevaría a 1.166 de los que, según el estudio, las administraciones asumirían 712, correspondiendo el resto a copago.

Pensar que el copago puede llegar a alcanzar el 39% del coste es mucho pensar, pero, incluso si lo aceptamos, esto quiere decir que cada nueva plaza ocupada costaría a la administración 1.080 Euros mensuales de los que recuperaría 525. 

No es difícil meterse en la cabeza del gobernante y escuchar sus pensamientos: “Con la ayuda económica al cuidador pago unos 500 Euros y tengo a votantes que saben que yo les estoy dando dinero cada mes. Con la propuesta de la FED, si consigo un copago del 40%, la plaza me cuesta 1.080 y el sistema (no mi departamento si no “el sistema en general”) recupera, si todo va bien, 525. Encima algunos me dirían que estoy apoyando a los empresarios que se enriquecen a costa de los pobres viejecitos, que estoy privatizando y yo qué sé que más cosas ¿Sabes qué? Más vale malo conocido…”

También chocan con la naturaleza de nuestros gobernantes medidas como el copago sanitario y la gestión privada de servicios públicos. Estoy totalmente seguro que producirían ahorros considerables aunque también lo estoy de que habría manifestaciones, huelgas y presiones de esas que reblandecen tanto la espina dorsal de los políticos. Parece que nuestro gobierno se ha quedado exhausto después de tomar las medidas impopulares contra el déficit y que tardará en volver a transitar los senderos de la audacia.

La medida que considero “estrella” es la de aplicar una moratoria a la Ley de Dependencia de forma que la dependencia moderada no sea atendida todavía por el sistema, dedicando los 800 millones anuales que costaría esta cobertura a dotar de más y mayores servicios a los dependientes severos y a los grandes dependientes. Creo que ésta debería ser la primera a tener en consideración por parte de nuestros gobernantes, incluso si el dinero que se ahorra va a reducir el déficit en vez de gastarlo en prestaciones. Todos estamos de acuerdo en que afrontar una medida de este calado requeriría de un acuerdo entre los dos grandes partidos, asunto difícil siempre, pero también deberíamos estarlo en que, una medida así lanzaría un mensaje claro a la ciudadanía: Vivimos tiempos difíciles y hay que priorizar. Vamos a centrar los esfuerzos en garantizar la atención universal a los más dependientes y vamos a dejar la cobertura a los que lo son menos para más adelante.

Esta propuesta, además no tendría un impacto tan grande como el que puede suponer la quiebra total del sistema si no se toman medidas. Los menos dependientes (nivel I) acabarán cobrando prestaciones económicas de unos 200€/mes, o una hora diaria de atención domiciliaria o estancias reducidas en centros de día, o sea, no serán, como los grandes dependientes, personas que puedan percibir un verdadero cambio.

El informe también incorpora otras medidas de calado como cambiar la forma en que se compran medicamentos para las personas que viven en residencias, o la eliminación del 50% de las camas en hospitales de media y larga estancia, o la creación de nuevos servicios a la dependencia.
Aunque me parece un documento muy interesante, creo que no tiene la aspiración real de ver convertidas las propuestas en realidades (conozco a los redactores y son personas con los pies en el suelo), pero sí tiene una finalidad clara: plantearnos a todos (ciudadanos, entidades e instituciones) que el camino que se está siguiendo no es el único posible. Existen alternativas y, el día en que las cosas no vayan bien, no deberemos aceptar que “se hizo lo que se pudo” sino que “se tomaron opciones que fueron equivocadas desoyendo a los que indicaban otra salida a la encrucijada”.