domingo, 24 de enero de 2016

¿Ecotasa o "gerotasa" en Baleares?

En las Islas Baleares pasa algo curioso con la “tasa turística”, o sea, esa cantidad que se paga por dormir en un hotel o en un apartamento turístico.

Como en las Islas el turismo tiene tanto peso, la oportunidad o no de gravar con unos pocos euros por cada noche que un turista duerme en un establecimiento se ha ido convirtiendo durante los años en un caballo de batalla importantísimo.

Para unos, se trata de una forma de hacer colaborar a los turistas en la economía local de una forma directa ya que el turismo masivo tiene un efecto claro sobre los lugares de recepción. Para otros es un ataque a la industria del turismo que la lleva a ser menos competitiva y la pone en peligro frente a otros destinos.

Tan convencidos están unos y otros de sus posiciones que, lo primero que hacen cuando se alternan en el gobierno es poner o quitar la tasa.

La verdad es que a mí esto me parece una cosa que la realidad ha dado por superada.  Lo digo porque cuando he viajado por Europa y América son tantas las ciudades en las que se cobra la tasa turística que parece que ya debería considerarse como parte de la normalidad.

Lo que sí me resulta interesante es cómo se ve esta forma impositiva.

Durante años sus partidarios se han referido a ella en Baleares como “ecotasa”, dando a entender que lo que se recauda con ella tiene que ver algo con la ecología.   Es como si te dijesen que si estás en contra lo estás también del medio ambiente.

Pero ahora la cosa ha dado un giro y podemos leer en la prensa balear que la nueva tasa turística servirá “para fines de economía sostenible, medio ambiente y sociales. En este último apartado las personas mayores con dependencia se verán beneficiadas”.

O sea, que pasaremos de la “ecotasa” a la “gerotasa”.

Eso ya no me parece tan bien.

En mi opinión no debe haber impuestos que se dediquen a una cosa en concreto sino una arca pública donde vayan todo lo que se recauda y unos gobernantes diligentes que prioricen a qué se dedica el dinero.

Si no se hace así me parece que las cosas tienden a desviarse. 

Si todo lo que se recauda con el tabaco va a la sanidad, ¿qué pasará cuando baje el consumo de trabajo pero el sistema sanitario siga costando lo mismo o más?  Lo digo porque sabemos que los fumadores tienden a gastar más en sanidad pero no lo es tanto que la Sanidad a nivel global cueste menos cuando baja  el consumo de nicotina.


Para valorar lo que pasa en  las residencias geriátricas de las Islas Baleares tendremos que esperar un tiempo.  A ver cuánto tiempo dura esta vez el gobierno “pro-tasa”