domingo, 8 de febrero de 2015

UNA HISTORIA LEJANA. LA MAYOR CADENA DE RESIDENCIAS INGLESA ATRAVIESA PROBLEMAS

En España un grupo de residencias para mayores que tenga más de 40 centros se considera un gran grupo.  De hecho, dejando a un lado a las órdenes religiosas, el número de empresas de ese tamaño pueden caber en los dedos de una mano.

Las cosas son diferentes en el Reino Unido donde un grupo, Four Seasons,  gestiona 450 residencias y 60 hospitales, siendo allí el más grande.

Pero el tamaño no le ha evitado tener problemas económicos serios.

Four Seasons ha cambiado de manos dos veces en pocos años.  En  2009 RBS, el Royal Bank of Scotland, se hizo con el control de la empresa para venderla en 2012 a un fondo de capital (Terra Firma) por 1.100 millones de Euros.

Según The Economist, Terra Firma compró la empresa en parte con dinero del propio fondo y con préstamos de unos 600 millones.  Una vez se hizo con la empresa, el fondo pudo devolver su crédito gracias a nuevos préstamos que, esta vez obtuvo Four Seasons.  Así, la cadena de residencias quedó super endeudada.

Ahora las cosas no pintan demasiado bien para la cadena de residencias Four Seasons.  En los últimos tiempos se le han incrementado los gastos más de lo que tenía previsto mientras que los ingresos que reciben de las administraciones locales han sido inferiores a lo que se había planificado.

El resultado es que el fondo que se hizo con las residencias hace tres años puede perder dinero.  De momento, el 21 de Enero de 2015 la agencia de calificaciones Moody's ha bajado la calificación de Four Seasons y la ha puesto en una previsión negativa, por lo que se pueden acercar tiempos difíciles.

Nadie cree que las 450 residencias vayan a cerrar por lo que los 20.000 residentes y 30.000 empleados (datos de la web de la empresa), de momento continuarán recibiendo servicio y trabajando.  De hecho, quizás sin la carga de deuda que se puso sobre sus espaldas la situación sería muy diferentes.  En este enlace de la web de la empresa se pueden ver algunos datos referidos a 2014.

Aunque la situación en el Reino Unido es muy diferente a la de España, siempre se puede aprender de lo que pasa en otros lugares.