jueves, 7 de marzo de 2013

COMPARECENCIA EN EL PARLAMENT E ILP


Hace unos días los amigos de ASCAD, asociación que agrupa a directores de residencias y otros servicios a la dependencia, me dicen que el Parlament de Catalunya les ha convocado a una comparecencia para tratar sobre la cuestión de los impagos a las residencias por parte de la Generalitat  y me preguntan si me gustaría asistir ya que, como comparecientes cuentan con alguna invitación.  Les digo que sí.  Nunca antes he asistido a una sesión de trabajo de ningún parlamento  y me parece interesante poder escuchar en persona  el sonido de los engranajes de nuestra democracia  al girar.

Sabía algo de esta sesión porque, tanto ACRA como UPIMIR, patronales del sector, me habían enviado notas diciendo que iban a comparecer ante el Parlament.  Según me explican, esto de las comparecencias funciona  mediante invitaciones hechas por los grupos parlamentarios por lo que no es que uno pida comparecer sino que se le llama a hacerlo.

Cuando empieza la sesión empiezo a dudar sobre el grado de conocimiento que nuestros parlamentarios tienen sobre el sector geroasistencial:  Los que “están, son” pero “no están todos los que son”.  Por la mañana han comparecido del sector "no lucrativo".  Por la tarde echo de menos a la Unió, una patronal que aunque  numéricamente no agrupa a muchas empresas, sí representa una parte del sector: la de los grandes grupos.  Empresas que, en su mayor parte cuentan en Cataluña con unas 10.000 plazas de naturaleza, muchas de ellas concertadas y gestionan residencias públicas por lo que están, como mínimo tan afectadas por el impago como las otras.  Quizás un representante de la Unió hubiese acabado diciendo algo muy parecido a lo que dijeron Cinta Pascual, presidenta de ACRA;  Vicente Botella, presidente de UPIMIR o Andrés Rueda, presidente de ASCAD.  Pero, hubiese demostrado que los grupos parlamentarios conocen un poco la realidad de nuestro sector.  También quizás hubiera podido defenderse de la arremetida que se hizo desde Iniciativa hacia las grandes empresas..

Creo que los comparecientes estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos.  Puede verse toda la sesión en  internet (http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/sequencia/videos?p_cp1=6564671&p_cp3=6565746).  Dejaron claro que no se trata sólo de lo que no se pagó en Julio (70 millones) sino también se deben unos 50 millones en atrasos en la tramitación de ayudas (personas que ingresan en una residencia con una ayuda pública reconocida pero que la residencia tarda hasta siete meses en empezar a cobrar).

El clamor fue unánime.  La Generalitat tiene que pagar lo que debe, tiene que agilizar el pago de los nuevos usuarios y el presupuesto tiene que mantener el gasto social.

Recordaron que la deficiente aplicación de la Ley de Dependencia con la sobredimensionada ayuda al cuidador no profesional hace un magro favor a las personas y al sector.  Cinta Pascual calculó que si un 50% de la cantidad que de gasta en ayudas al cuidador no profesional se gastase en acogimiento residencial  se podrían ocupar parte de las 12,5% de plazas que actualmente están vacías en residencias privadas generándose de paso más de 5.000 puestos de trabajo.

Vicente Botella, entre otras cosas  recordó con cariño al defenestrado conseller  Josep Lluís Cleries, reclamó que no se ataque al tejido básico empresarial formado por  muchas residencias de tamaño pequeño y medio y expuso la situación en la que están quedando debido al impago, la congelación de tarifa y las exigencias.

Andrés Rueda desveló lo que, a mi parecer, es lo más llamativo.   Pero, vayamos por partes. Para empezar, sorprendía que el Parlamento llamase a una asociación no patronal sino profesional (ASCAD agrupa a directores de residencias).  Estoy seguro de que cuando se produjo en Julio pasado el impago y ASCAD interpuso una denuncia ante Fiscalía por los perjuicios que éste podía provocar, supieron ponerse hábilmente en el centro del foco de atención.  Posteriormente han ido difundiendo comunicados con un tono, normalmente más elevado que el que se utiliza desde las patronales lo que les ha dado una relevancia mediática considerable.  El haber sido invitados a compareces es sólo una muestra de esa relevancia que han sabido ganarse durante los últimos dos años.

El anuncio llamativo que hizo Andrés Rueda es que ASCAD había presentado al Parlament, y éste ha admitido a trámite, una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que, caso de ser aprobada, supondría que las cantidades que la Generalitat deba pagar a los proveedores de servicios dirigidos a grandes dependientes,  ganen prioridad de forma que se coloquen al nivel de las obligaciones que generan las sentencias judiciales.
La verdad es que resulta importantísimo que una ILP de este tipo se plantee y sea admitida a trámite.  Por supuesto que, una vez presentada al Parlament puede ser tumbada pero, el sector debería intentar que esto no suceda.

Los partidos me provocaron una sensación bastante descorazonadora.  Supongo que los mejores parlamentarios no se dedican a servicios sociales si no a otras cuestiones.  Ilusamente esperaba alguna intervención brillante pero no escuché cosas demasiado interesantes.  Dijeron muchas cosas (se me hizo larguísimo) y destacaría: de ERC que con la independencia el problema del impago no se hubiera producido; del PP que la culpa es del tripartito y que se debería fomentar la natalidad; de Iniciativa que las residencias deberían ser más verdes y que los bancos son muy malos, casi tanto como las grandes empresas que entran en el sector de la atención a mayores;   el PSC reclamó que se hiciese ya el pago y CiU habló de un “impago puntual” de su cercanía con el sector, de su transparencia y de cómo son los continuos incumplimientos del Gobierno y el estrangulamiento económico al que someten a Cataluña lo que ocasiona los problemas.    Seguro que me dejo cosas porque hablaron mucho.  Incluso tuvieron tiempo para interpelarse mutuamente, lo que resultó entre cómico y grotesco cuando parecía que la función de la comparecencia era que tomasen un pulso a la realidad.

Yo quería ver cómo se movían los resortes de la democracia y me llevé dos tazas.

Está muy  bien que el Parlament quiera escuchar a los representantes de quienes están sufriendo por el impago  y, si al final esto sirve para que desde ese mismo Parlament todos apoyen la ILP y se establezca por Ley una prioridad en el pago de los conciertos, colaboraciones y gestión; les felicito por la iniciativa.
Dentro de poco seguiré hablando de la ILP, que espero reciba un gran apoyo.  Hasta entonces habrá que seguir cruzando los dedos para que, mes a mes ICASS pueda pagar  y para que, más pronto que tarde, pague lo que dejó de pagar.