jueves, 22 de marzo de 2012

CASTILLA LA MANCHA: CEREBRO COMPARTIMENTALIZADO

A veces las cosas parecen tener sentido si las tomas por sí mismas pero éste se desvanece cuando las pones una al lado de otra.

Con esto de la crisis, el déficit, los "recortes necesarios", las "medidas dolorosas"... me empieza a pasar algo curioso: Me vuelven a la memoria las conversaciones y discusiones que tenía en mis tiempos de estudiante con mis amigos más radicales.  Ante cualquier injusticia o inequidad que sucediese en occidente me decían "con lo que vale un avión de guerra F-18 se arreglaría el problema de hambre en xx", "con lo que gasta España en mantener el ejército daría para resolver la educación".

Cómo estábamos en las postrimerías de la guerra fría y la lectura de "Rebelión en la granja" y partes de "Archipiélago Gulag" me habían convencido de que, si lo nuestro era malo "lo otro" era aún peor;  esos argumentos nunca me convencieron.

Acabó la guerra fría, llegó el "fin de la historia" y después la historia siguió, pero los argumentos de mis amigos, aunque transformados se han mantenido. "Con las ayudas que se han dado a la banca se podría haber acabado con el hambre en el mundo"; "En vez de recortar en Sanidad  que quiten el ejército".  La novedad es que, al lado de los de siempre, que sólo han reciclado sus argumentos, ahora aparecen los que proponen: quitar las Comunidades Autónomas, quitar el Senado, quitar la pensión privilegiada de los diputados.. y además, los nuevos lo hacen con un gran aliado que es internet.

Aunque nunca me he dedicado activamente a la política, me gusta hacer el ejercicio mental de meterme en la cabeza del político (sólo durante un rato), y últimamente veo que lo tienen especialmente difícil.

Pongamos el caso de los Consejeros de Servicios Sociales, y por qué no, centrémonos en Castilla la Mancha.  Allí, años y años de un mismo partido gobernante unido a la lluvia de presupuestos, fondos estructurales, subvenciones agrarias y demás, generaron la sensación falsa de que la administración podía crear un sistema de protección social basado en compromisos de gasto a largo plazo.  Llámese, sistema alemán de construcción de residencia mediante el que la administración cede un terreno durante unos años y se compromete a concertar la totalidad de las plazas a un precio establecido; llámese, concierto de plazas, en el que se establece un precio por cama ocupada y otro por el tiempo en que ésta está desocupada; llámese estancias temporales...  Los del gobierno saliente dejaron un sistema tan bonito como insostenible. Se cargaron en el trayecto la necesaria cultura de coste, que obligaría a haber establecido un copago equitativo y, cuando vieron las orejas al lobo, fueron atrasando pagos, mareando la perdiz y escondiéndose, como el famoso moroso de la "trece rue del percebe" hasta que las últimas elecciones les permitió saltar por la ventana llevando en la mochila un paracaídas muy cómodo: el de la oposición parlamentaria que les permitirá durante estos años criticar desde la barrera al bombero que intenta apagar el incendio que ellos empezaron.

Ahora llega el nuevo gobierno y se encuentra con un dilema claro: Como no hay suficiente dinero ni perspectivas cercanas de que lo vuelva a haber, hay que reducir gastos.  Como la Comunidad es la que es, la posibilidad de subir los impuestos gestionados por la autonomía resolvería más bien poco: hay que recortar.  Pero, cuando hablamos de servicios a la dependencia, cómo hay que hacerlo.

El fracaso de la Ley de Dependencia (el triunfo de la gemela siniestra) es un aldabonazo a cualquier iniciativa. Si se redactase una nueva basada en la universalidad en casos de gran dependencia y en la prestación de servicios, tendríamos una vía de solución a medio plazo, pero ¿y hoy?

Pues hoy la Comunidad ha planteado las siguientes medidas:


1-   Queda suspendido en su totalidad el programa de estancias temporales.
2-   Se reduce la concertación en un 10%.
3-   A las empresas que no tengan  implantado un sistema de gestión de la calidad, si antes del 30 de junio del corriente, no consiguen esta implantación se les suspenderá el contrato que tengan con la administración.
4-   El precio día/usuario queda fijado:
a) residente no valorado por la dependencia: 27,09 euros
b) residente dependiente grado I : 40,44 euros
c) residente dependiente grado II: 42,35 euros
d) residente dependiente grado III: 45,61 euros
5-   Reducción de un 20% del coste de las plazas en las residencias llamadas del Modelo alemán y mini residencias.


Si pudiésemos tener el cerebro compartimentalizado podríamos pensar: "Los empresarios han ganado mucho durante unos años, ahora les toca sacrificarse".  La verdad es que el gobierno autonómico está proponiendo una rebaja de ingresos de un 23% a una serie de empresas a las que debe dinero desde marzo del año pasado.  La verdad es que la administración quiere pagar 45 Euros a una empresa por prestar un servicio que, cuando lo presta la propia administración le cuesta casi 150. La verdad también es que, las residencias de "sistema alemán" tienen un compromiso contractual a largo plazo con la Junta que les permitirá impugnar en los tribunales una rebaja unilateral del 20%, sobre todo teniendo en cuenta que la La Ley de Contratos de las Administraciones habla de el principio de "equilibrio económico".  La verdad también es que muchas residencias en Castilla la Mancha, antes de estas medidas, ya deben uno o varios meses de salario a sus trabajadores debido a que, obviamente, si no cobran, no pueden pagar.

Me cuesta mucho poder pensar en que es necesaria esa bajada de tarifa sin pensar en los meses que se debe a unos prestadores de servicio que ya han prestado ese servicio y que, incluso han ingresado un IVA por una cantidad que no han cobrado.

No me gustaría estar en la piel del gobernante en este momento, pero a los que sí lo están  me gustaría recordarles que es en tiempos difíciles cuando se mide la valía del gobernante.  La realidad les obliga a tomar las medidas que sean mejores, no sólo en el corto plazo sino en el medio y largo.  Medidas que minen la confianza futura en la palabra de la Comunidad pueden tener un efecto desastroso en el futuro de todos los castellano manchegos.  Seguro que es muy difícil pensar en medidas alternativas, pero deben intentarlo.

También me gustaría poder compartimentalizar mi cerebro de forma que, cuando pienso en Castilla la Mancha no me viniese a la cabeza una noticia que he leído hoy que dice que AENA (otro campeón de la gestión desastrosa y generación de déficit) tiene una fundación con la finalidad de  fomentar el estudio, la investigación y la difusión de las dimensiones económicas, sociales, territoriales y medioambientales que tienen las infraestructuras del transporte aéreo, así como de los aspectos culturales y artísticos de las mismas, una fundación que cuenta con más de 10 millones de euros en fondos propios y que ha comprado un cuadro que se llama "inseminación angelical".  Por su puesto que discutir sobre si hay relación entre una y otra cosa sería hablar del sexo de los ángeles.