martes, 20 de marzo de 2012

¿BORRACHERA ELECTORAL?

Cada día dedico un rato a leer noticias sobre el sector de atención a mayores (¡Bendito Google News!) y las que veo relevantes las reflejo en Inforesidencias.  Hoy he leído que la Junta de Castilla la Mancha reduce en un 10% el concierto de residencias para mayores, gastará un 60% menos en estancias temporales y dejará de pagar las plazas que reserva en residencias durante los días que no las ocupa.

Sinceramente creo que en muchas comunidades, entre ellas Castilla la Mancha, lo que está haciendo el PP lo hubiera acabado haciendo el PSOE si hubiese vuelto a ganar las elecciones. La diferencia es que los nuevos gobernantes lo hacen con el rigor de la novicia y el ímpetu de quien sabe que puede achacar a otro el incendio que está intentando apagar.  De cualquier modo, no me imagino a nadie en el gobierno de Castilla la Mancha hablando de generar gasto recurrente nuevo.

En Asturias y Andalucía, en cambio, donde en una semana hay elecciones, los candidatos del PP, como si se hubiesen bebido la botella del coñac del despilfarro, anuncian lo mismo a mil quilómetros de distancia.  En Sevilla, que si ganan, aumentarán de 6.000 hasta 10.000 el número de plazas públicas en residencias de la provincia; y en Asturias, que crearán 1.000 plazas.  Si estos anuncios los hiciese el PSOE  ni yo ni casi nadie les dedicaría más de un segundo, pero que los haga el PP, que sabe que su función principal cuando gana en una comunidad es la demolición de los "castillos en el aire" construidos por sus antecesores, me parece muy descorazonador.

Lo más seguro es que digan lo que digan ahora el PP y el PSOE, dentro de una semana el primero estará gobernando ("solo o en compañía de otros") en las dos comunidades en liza.  Lo más seguro es que, cuando levanten las alfombras, cualquier medida que tenían prevista, se quedará costa y tendrán que tomar decisiones parecidas a las de Castilla la Mancha, Cantabria o Cataluña.  Entonces nadie se acordará de las promesas emitida bajo la influencia de la borrachera electoral, porque lo más seguro es que lo que llame nuestra atención será la subida del IVA, la tasa por receta y el incremento de la tasa sobre gasolinas.

Por lo menos, ya queda menos para 2015