lunes, 11 de abril de 2016

El cambio de paradigma en demencia

Trabajar en el ámbito de la gerontología tiene sus cosas raras ya que de vez en cuando disfrutas escuchando cosas terribles.

Hace pocos días Sanitas Mayores organizó en Barcelona una jornada para hablar sobre demencia y trajeron desde Inglaterra a una de las grandes eminencias de la materia, el profesor Graham Stokes.

Acto de Sanitas Mayores en Barcelona

Graham Stokes
Vaya por delante que disfruto mucho cuando escucho hablar a alguien que, no sólo tenga algo que decir, sino que también se preocupe de la forma en que lo dice.  Creo que un buen speaker puede hacerte sonreír un momento aunque te hable de cuestiones muy serias y así mantener tu atención mientras comparte información útil que es con la que acabarás quedándote.

Graham Stokes, sabe hacerlo y, después de advertirnos de que sabía que no era la persona más adecuada para tener al lado durante una fiesta, nos dejó saber que las investigaciones que se han puesto en marcha para encontrar la cura del Alzheimer no están dando resultados, que más de 100 medicamentos prometedores han fracasado durante los últimos 20 años y que las empresas farmacéuticas se están retirando en búsqueda de un campo en el que puedan tener más expectativas de éxito.

O sea, que es muy posible que la esperada cura del Alzheimer no se produzca en muchos años, sencillamente porque el Alzheimer no es una única enfermedad sino muchas que se parecen.

A partir de aquí, Stokes nos presentó su argumento central, el cambio de paradigma que se está produciendo en la confrontación con el Alzheimer hacaia una responsabilidad personal y social.

Responsabilidad personal porque existen algunas pruebas de que demuestran que, aunque no podamos curar el Alzheimer podemos prevenir factores que hacen que sea más posible que aparezcan.

¿Cuáles son esos factores?  Ninguno llamativo: los sospechosos habituales cuando hablamos de cualquier tipo de prevención:

- Fumar.
- Diabetes
- Hipertensión a mediana edad.
- Colesterol alto, obesidad y sendetarismo.

Y una frase importante: “Lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro” por lo que vale la pena adoptar hábitos de vida “cardiosaludables” a los 30 para prevenir la demencia a los 80.

No pretendo transcribir la conferencia de Graham Stokes, lo que sí quiero es recomendar su libro “La música sigue sonando” (http://www.iberlibro.com/buscar-libro/titulo/y-la-musica-sigue-sonando/autor/graham-stokes/) y resaltar algunas frases que me llamaron especialmente la atención:
“Si te diagnostican Alzheimer a los 70, lo más seguro es que la enfermedad estaba en tu cerebro desde los 40”

“El riesgo de padecer demencia se reduce manteniendo la educación formal durante más tiempo”

“Mantener la actividad cerebral cuando eres adulto bueno pero no ha demostrado reducir el riesgo de padecer demencia como alargar los años de educación formal”.

“En Japón cuatro millones de amigos de la demencia, han recibido formación para saber como dar apoyo en el día a día de personas con demencia en todos los ámbitos de la  sociedad (en el Reino Unido, un millón)”

“La comunidad puede ayudar a que una persona con demencia viva bien creando una sociedad amigable con la vejez e inclusiva con la demencia”.

 En fin, aunque son sólo pinceladas y, quizás así, sin un contexto más amplio pueden carecer de sentido.  Espero que sirvan a quién lea esto para estar atento y no perderse la próxima visita que haga Graham Stokes a España.  A ver si Sanitas Mayores vuelve a traerlo pronto.