martes, 1 de marzo de 2016

Hablando de jardines terapéuticos en la Embajada Sueca

Josep de Martí
Hace unos días he tenido una experiencia muy interesante.  En la embajada sueca en Madrid se ha celebrado una Jornada titulada "Envejecimiento activo. Suecia - España".

Durante la misma, quien fue ministra de Asuntos Sociales, Matilde Fernández, que tuvo una estrecha relación con Suecia durante la transición, explicó su experiencia en el país escandinavo y cómo la forma de hacer política en ese país la influyó mucho.

Karin Palmlöf, habló sobre la importancia que tienen para la vida de las personas mayores el pasar tiempo en el exterior y sobre cómo, a partir de esa premisa ha creado un modelo de jardín terapéutico pensado para ese colectivo que combina una zona de jardín de los sentidos que actúa como un espacio de estimulación sensorial; un espacio de reminiscencia, una zona de terapia de huerto y una de ejercicio físico.   Lo innovador el "Jardín Palmlöf" es que, más allá del espacio físico, el jardín se convierte en un espacio de terapia en el que trabaja un terapeuta ocupacional directamente con grupos de usuarios mayores y no tan mayores.

La interesante experiencia de Karin Palmlöf, que ha diseñado el jardín terapéutico del Centro de Referencia Estatal de Alzheimer tras formarse en Suecia y Estados Unidos, ha servido para que algunos ayuntamientos y residencias en España se estén planteando convertir una parte de sus parques y jardines en verdaderos espacios terapéuticos.


Karin Palmlof
Durante el acto también intervino Astrid Lindström, una profesional de los servicios sociales sueca, afincada en Barcelona desde hace años y a quien, sin duda debemos una gran parte de lo que en España se sabe sobre la atención a mayores en Escandinavia.  Astrid ha traducido muchos documentos de trabajo y ha organizado, entre otros, los  diez viajes geroasistenciales a Suecia de Inforesidencias.com que hasta ahora hemos llevado a cabo y que en Junio alcanzará su 11 edición.  Astrid dio su visión sobre lo que hace interesante el modelo sueco, destacando una clara descentralización en los ayuntamientos de las competencias sobre servicios sociales y un desarrollo largo de un sistema que potencia las posibilidades de opción de las personas y el envejecimiento activo con políticas de vivienda entre otras que potencias que los mayores permanezcan en sus domicilios el máximo posible.
Matilde Fernandez 
 Como las jornadas perseguían ver, en lo que a mayores se refiere "Suecia con ojos españoles y España con ojos suecos", a mí me tocó hablar de los diez viajes geroasistenciales a Suecia que hemos organizado en Inforesidencias.com durante los últimos años.

Desde el primer viaje que organizamos para la Asociación Madrileña de Residencias (entonces AMRTE) en el que nos chocó tanto conocer el modelo housing en primera persona cuando aquí nadie hablaba todavía de Atención Centrada en la Persona, hasta los más recientes en los que hemos conocido una residencia creada por y para personas homosexuales; una para personas que tienen en común que hablan español  u otra para personas de origen iraní.  Destaqué esa adaptación al usuario que se ve en todo el modelo sueco, la verdadera existencia de diferentes modelos y lo dispuestos que están los suecos a mostrar sus centros y compartir. Orientando el tema hacia el envejecimiento activo destaqué lo llamativo que resulta pasear por los parques de Estocolomo y ver a muchas personas mayores que "caminan rápido con bastones", esa actividad que ahora empezamos a ver también aquí de forma un poco esporádica.

No quise pasar por alto dos cuestiones importantes: la gran importancia que dan en Suecia a la vida exterior, lo que se traduce en jardines verdaderamente "vividos" en las residencias (con invernaderos, zonas de cultivo, paseo e incluso hogueras para estar fuera en invierno) y cómo el modelo sueco nos ha influido en España:  sobre ese tema, expliqué como, tras organizar un viaje para la patronal de Castilla y León, ACALERTE, al que asistieron varios representantes de la Junta, incluido el entonces consejero y ahora director general del Imserso, César Antón, esa comunidad puso en marcha un proyecto piloto, En mi Casa, que ha acabado sirviendo de base para su modelo de residencias, e incluso para su nueva normativa.

Creo que ha sido un acto interesante en el que me ha encantado poder conocer a Matilde Fernández y reencontrarme con profesionales del sector.
Josep de Martí con Matilde Fernández